Analítica clínica. La importancia del Big Data en el sector sanitario.

La analítica clínica se ha convertido en una cuestión angular para la sanidad en nuestro país desde que los sistemas de salud y hospitales españoles han incorporado tecnología capaz de recoger y almacenar vastas cantidades de información (Big Data) relativa a pacientes, gestión de centros hospitalarios y documentación científica.

Estos altos volúmenes de información frecuentemente se tratan como bases de datos útiles para consultas puntuales. No obstante, si se incorporan técnicas de análisis de datos, pueden convertirse en la materia prima necesaria para obtener conclusiones relevantes de ámbito médico.

¿Cómo funciona?

La analítica clínica implica una serie de procesos de recopilación, estructuración y análisis estadístico de grandes cantidades de datos para su adecuada interpretación y aprovechamiento en el sector sanitario.

Esta gestión de datos concluye en la creación y diseño de cuadros de mando que comuniquen los resultados de forma clara y eficaz. Finalmente, a partir de estos, el profesional sanitario podrá elaborar nuevas estrategias y protocolos médicos.

En la actualidad, el sector Salud ha tenido que enfrentarse a la pandemia de la COVID-19, una amenaza desconocida, y ello ha evidenciado la importancia y necesidad de extraer la mayor cantidad de datos posible y convertirlos en información útil para la toma de decisiones. Y conseguir esto, pasa por la analítica clínica.

¿Qué beneficios aporta?

El propósito de la analítica clínica es la mejora de la salud y asistencia sanitaria; y para ello, se encarga de predecir, prevenir, reconocer y comprender enfermedades. De este proceso se obtienen una serie de beneficios que afectan principalmente a las siguientes áreas:

  • Atención personalizada y de calidad al paciente.
  • Gestión y crecimiento de centros sanitarios.
  • Investigación y documentación científica médica.
  • Políticas en Salud.
  • Docencia médica.

Estos beneficios que aporta la analítica clínica pueden significar una mejora muy sustancial en la toma de decisiones y estrategias de centros hospitalarios. No obstante, es frecuente que las instituciones sanitarias no cuenten con los recursos necesarios para este análisis de datos y extracción de conclusiones. Es por ello que pueden recurrir a servicios externos de apoyo metodológico a la investigación clínica como los configurados por PeRTICA.

Los comentarios están cerrados.